Crítica

Golpe de efecto (‘Trouble with the Curve’), dirigida por Robert Lorenz

Por Marta Medina

Pocas cuestiones son más universales que las relaciones entre padres e hijos. La exploración de los afectos, los miedos, las presencias y las ausencias que definen la infancia y su repercusión en la identidad adulta son -y han sido siempre- un alimento recurrente tanto para el papel como para el celuloide. En un ejercicio de dilución entre la ficción fílmica y la realidad de los propios actores, Mark Ridell dirigió en ‘El estanque dorado’ (‘On Golden Pond’, 1981) la reconciliación de Norman y Chelsea Thayer, padre e hija interpretados por Henry y Jane Fonda, cuyo desafecto -en ambos casos- estaba marcado por la incomunicación y un pasado traumático.

En su estreno como director con ‘Golpe de efecto’ (‘Trouble with the Curve’), Robert Lorenz -asistente y productor de gran parte de las películas de Clint Eastwood’- retoma esta temática para construir un drama con tintes cómicos enmarcado, esta vez, en el mundo del béisbol, y que cuenta con el propio Eastwood y con Amy Adams en los papeles protagonistas.

Gus (Eastwood) es un veterano ojeador que trabaja para los Atlanta Braves, uno de los principales equipos de las Grandes Ligas de Béisbol, y que ha pasado la mayor parte de su vida viajando de estado en estado en busca de nuevos talentos. Su hija Mickey (Adams), ahora una prolífica abogada, resiente desde su infancia la permanente ausencia de su padre, acentuada por la muerte de su madre a una temprana edad, hechos determinantes en la incapacidad de ambos para comunicarse entre ellos y con los demás. El deterioro de la salud de Gus lleva a Mickey a acompañar a su padre en un viaje que servirá tanto para acercarlos como para reabrir heridas del pasado.

La cinta de Lorenz parece reciclar al Walt Kowalski de ‘Gran Torino’ (2008), con un Eastwood que vuelve a interpretar a un hombre iracundo y sardónico que, a pesar de plagar sus discursos de gruñidos y groserías, acaba mostrando su lado más humano y emotivo. Por su parte, Adams resulta convincente en su papel de hija dolida, que busca la aprobación de su progenitor e incapaz de llevar una vida sentimental plena por el miedo a volver a ser rechazada.

Sin embargo, la interpretación de Justin Timberlake como Johnny, un ex jugador de béisbol cuya carrera se vio truncada por una lesión, oscila entre la sobreactuación y la falta de química en las secuencias románticos. Aun así, las seguidoras del cantante reconvertido en actor agradecerán los dos momentos más destacables de su participación en la película: el intento de Johnny por aprender a bailar clogging -un baile tradicional de Kentucky y Carolina del Norte- y una estudiada zambullida en el río ataviado solamente con la ropa interior.

Para completar el reparto, Lorenz cuenta también con la presencia del siempre correcto John Goodman, como el mejor amigo de Gus, y con Robert Patrick, Bob Gunton, George Wyner y Matthew Lillard en papeles secundarios.

El guión corre a cargo del primerizo Randy Brown, que retrata la competitividad del mundo del béisbol y su importancia dentro de la cultura estadounidense: las jóvenes promesas son tratadas como estrellas en un deporte que, a nivel profesional, ha gastado este año más de 2.200 millones de euros en las nóminas de sus jugadores. Si la primera parte de la película, que se centra más en el ambiente deportivo, arrastra un ritmo algo lento, el momento en el que el guión da paso a la historia personal de los personajes en seguida capta la atención del espectador.

Además de contar con escenas de gran intensidad emocional entre Eastwood y Adams, el director logra conmover al público -aunque de una manera demasiado prosaica- con el relato de superación de un joven inmigrante latino -encarnado por Jay Galloway- con especiales habilidades como pitcher, como colofón a un desenlace excesivamente dulcificado que busca desesperadamente dejar un buen sabor de boca en el público.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s