La voz de Mister Marshall

La cena es la comida más importante del día

Por Mister Marshall

 

Preso: John Wayne Gacy. 52 años. Illinois. Acusado y culpable de 33 asesinatos. Ejecutado por inyección letal. Para su última cena en la cárcel solicitó 12 gambas fritas, un cubo de KFC, patatas fritas y un puñado de fresas.

La última cena, la comida más importante del día y de una vida. En algunos lugares, el condenado recibe este detallito junto a una ceremonia religiosa, si éste así lo solicita. Eso sí, nada de alcohol, ya que las autoridades americanas, que defienden la pena de muerte, están realmente preocupadas por la salúd. En otros lugares, más civilizados, como en Francia antes de la ilustración, se ofrecía un vasito de ron,  para limpiar y relajar antes de la ejecución.

Preso: Timothy McVeigh.33 años. Indiana. Acusado de 168 asesinatos. Ejecutado por inyección letal. Menú “Última cena”: medio kilo de helado de menta con tropezones de chocolate.

Sin títuloComer. Un acto venerado por las civilizaciones humanas, a mí me gusta más beber por lo que debo serlo algo menos, humano digo, es utilizado por los verdugos como símbolo de paz. Te ofrezco una comida, la aceptas y así estamos empate.  Hace años se ponía aquello que el preso solicitaba, sin límites. Ahora, hasta los recortes se imponen antes de despedirnos de este mundo y se ha limitado a 40 dólares en Florida y a 15 dólares  en Oklahoma, con lo que al menos el pobre diablo podrá degustar un Menú del McDonals. Eso sí, el Sundy no entra en la oferta.

Victor Feguer: 28 años. Florida. Acusado de secuestro  y asesinato. Menú del  último día: una aceituna, eso sí, con hueso.

Hace unos años, el fotógrafo Henry Hargreaves, que al parecer tiene una imaginación absolutamente sórdida y un curioso sentido del humor, dedicó una serie de fotografías a las últimas cenas de algunos presos célebres de los USA. Esos tipos, que a pesar de sus salvajes crímenes, pasan a la iconografía del rock and roll patrio y se convierten en los más populares del la presión de turno. Las fotografías no tienen desperdicio y dan una idea muy clara de cómo anda el mundo en los últimos años.

Ronnie Lee Gardner.49 años. Utah. Robo, atraco y dos asesinatos. Fue fusilado en la cárcel. Menú antes de recibir unas cuantas balas en el cuerpo:  cola de langosta, un filete, pastel de manzana y helado de vainilla. Como dato cinéfilo pidió degustar esta sabrosa comida mientras disfrutaba de la trilogía del Señor de los Anillos.

No hay nada mejor en el mundo que disfrutar de una buena película, mientras nos comemos un buen plato de pasta al pesto, con trocitos de parmesano y una cerveza con bien de espuma. Ahora bien, como aquí mando yo, y me puedo inventar lo que me dé la real gana y si no es verdad da igual porque es ficción, yo me dejaría de comiditas y pondría películas a aquellos que, mañana por la mañana, verán el sol por última vez. De primero, “The Godfellas”. De segundo, “El apartamento”. De postre, “Blade Runner”. Y ¿ por qué no?, tres tortitas del VIP’s con caramelo. Ahora ya estoy preparado para lo que me espera. En cuanto al gobierno, ¡váyase al infierno!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s