Crítica

“Los Amantes Pasajeros”, de Pedro Almodóvar

Por David Costas

Tras encadenar, con La Mala Educación, Los Abrazos Rotos y La Piel que Habito las que probablemente sean las películas más oscuras y estructuralmente complejas de su carrera (con el paréntesis más luminoso y accesible que supuso Volver entre la primera y la segunda); Pedro Almodóvar cambia absolutamente de registro en su decimonovena película: Los Amantes Pasajeros. Su último largometraje es, como venía anunciando su director desde que dio a conocer su título, una comedia alocada y picante, y que en efecto, si tenemos que relacionarla con un momento en su carrera, sería la de sus primeras comedias de los ochenta. Pero sólo si debemos hacer dicha relación, porque Los Amantes Pasajeros se beneficia, y mucho, de la evolución que Almodóvar viene mostrando como director en los últimos años.

Amantes Pasajeros 1

Ante todo y por encima de todo, Los Amantes Pasajeros es una comedia, y como tal, la mayor pretensión que tiene, que no es poca, es hacernos reír y divertirnos durante una hora y media que pasa vertiginosamente. Pero lo hace a través de unos personajes que están al borde de la desesperación, en una situación límite, y ante la cual ellos mismos deciden, pues eso, reírse y divertirse. El paralelismo entre la platea (el público español, y prácticamente el de todo el mundo, pero especialmente el español), y los personajes no puede ser mayor. Y no sólo por la evidente metáfora de ese avión de nombre Península como microcosmos de nuestro país y la precaria situación que atraviesa (y que da pie a inspiradas ideas, como esa clase turista drogada e inconsciente frente a los pasajeros de preferente, despiertos y asustados; o el propio problema del avión, que no puede abandonar el país pero tampoco aterrizar en él), sino porque una vez te sumerges en la bacanal almodovariana, parece que el espectador ha dejado de ser tal, y pasa a ser parte activa del delirante vuelo.

Amantes Pasajeros 3

Así, Almodóvar ha firmado una película de vena nihilista pero que no deja de ser una apología de la alegría por vivir y disfrutar el momento. Y lo brillante es que entre las mescalinas, los números musicales y los polvos en los baños, Almodóvar no olvida la máxima de su cine: por muy desesperada que sea la situación, por muy solos que podamos sentirnos, por inminente que parezca el final, no hay nada como el contacto con el otro. Ya sea para escuchar a alguien confesarte algo o contarlo tú, para emborracharte o follar, la vida se comparte y es mejor. Los Amantes Pasajeros no deja de hablar del amor desprejuiciado y la comprensión al otro, y por eso sigue siendo valiente. Porque lo hace desde una carcasa petarda y frívola (y gracias a ello muy, muy divertida), pero lo hace. La vida como un circo de tres pistas, pero lo importante para Almodóvar es que la vida, como el cine, es un espectáculo colectivo. No en vano se trata de una de sus películas más corales, y con un reparto que es el mayor pilar de esta película; están todos espléndidos (celebrando especialmente el nuevo encuentro del director con Javier Cámara, ya muy cerca de destronar a Banderas como “Mejor Chico Almodóvar”).

Amantes Pasajeros5

Y aunque en esta fiesta, el componente emotivo no funciona con la eficacia de anteriores trabajos del director (algo que se echa de menos); y que para quien esto escribe, el episodio en el viaducto con unas muy divertidas y emocionantes pero infrautilizadas Blanca Suárez, Paz Vega y Carmen Machi debería haberse desarrollado más, porque apunta una historia apasionante y, ésa sí, emotiva; al aterrizar uno se lleva un divertidísimo, alocado y necesario canto a la libertad sexual, al vicio y el desenfreno, a la necesidad de disfrutar de y con los demás; un vuelo al que, contrariamente a lo que pudiera esperarse de una película de sus características, lejos de olvidarse con la misma facilidad con la que se consume, se vuelve en días sucesivos y se recuerda en todo su esplendor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s