Entrevistas/Reportajes

Aceptación de la entropía. Entrevista a Ben Rivers

Por Nuria Cubas

En 2010,  El 7º Indie Lisboa nos dio la oportunidad de ver en tres sesiones una retrospectiva completa de Ben Rivers, invitado también por el festival como jurado. En ese contexto tuve la oportunidad de hablar con él y accedió a responder a algunas preguntas vía mail. Éste es el resultado, que recuperamos ahora con motivo de la visita de Ben Rivers a diferentes centros culturales españoles. Si os perdistéis la primera parte del reportaje, dónde Nuria Cubas introduce la figura del cineasta, podéis leerlo aquí.

Nuria Cubas – Si existe una frontera entre el cine experimental y el videoarte, ¿dónde ubicaría esta frontera?

Ben Rivers – Siempre me ha gustado la idea de que no haya fronteras entre las cosas. Esto de hecho, pusimos esta idea en práctica mis amigos y yo cuando dirigimos un cine en Brighton – nuestra estrategia de programación era totalmente abierta, así que podías ver en un solo mes, una sesión doble de películas de terror de muy mala calidad, un ciclo de Paul Verhoever, cine primitivo con música en directo o sesiones de las llamadas películas experimentales. Supongo que creo en un cine en el que todo está incluido y en el que todo se va influyendo de alguna manera. En lo que se refiere a mi propio trabajo, no hay distinción – yo hago películas y éstas se exhiben tanto en salas de cine como en galerías de arte. Yo diría que mi trabajo cambia dependiendo del lugar porque hay diferentes expectativas en cada uno de estos espacios y esto puede ser interesante como artista – ver cómo cambia el trabajo -, pero como cada vez son más habituales los artistas que se mueven entre estos dos espacios, y otros como internet, el público se va acostumbrando a ver las películas de muchas maneras. Vivimos momentos emocionantes.

BEN RIVERS

N.C. – Teniendo en cuenta su formación como escultor, ¿cuándo descubrió la textura de su cine y qué investigaciones le llevaron hacia la película de 16mm revelada a mano?

B.R. – La semilla está de nuevo en la escuela de arte, cuando algunos de nosotros nos hicimos con unas cámaras de super8 y empezamos a filmarnos los unos a los otros. La materialidad de la película tenía que ver con la práctica física de hacer esculturas e instalaciones, los cortes eran algo desordenados y se mostraban en el resultado final de la película – por otra parte estaba la performance que hacía el propio proyector. Esto, sumado al hecho de que al principio de los 90 el vídeo era todavía de muy mala calidad y la edición de vídeo era una auténtica pesadilla, me animó a continuar usando película. Después de terminar la escuela de arte parecía un paso evidente empezar a usar 16mm – pero no tenía mucho dinero, así que aprendí a revelar a mano por razones principalmente económicas. Cuando tuve control sobre el proceso, me di cuenta de que podía usarlo para mi propio beneficio, así que he continuado revelando a mano cuando veo que va bien con el proyecto – sobre todo cuando creo que una película debe ser en blanco y negro. Sin embargo, son días inciertos desde que Kodak anunció que parará la producción de película plus-x, que es una de las pocas películas en blanco y negro que quedan*.

*La película Kodak Plus-X dejó finalmente de fabricarse en Marzo de 2011.

a world rattled of habit_03

N.C. – La relación que establece su cine entre el hombre y la naturaleza es más simbiótica que de poder, esta idea es radicalmente contraria a la cultura occidental, también hemos visto una fuerte presencia de misticismo pagano, ¿supone esto una declaración de intenciones a nivel político y cultural? 

B.R. – Me interesa que el cine sea un espacio de imaginación y posibilidad. Hay sugerencias de clases en mis películas, no declaraciones dogmáticas, lo que es importante – que la película se mantenga abierta a la interpretación, para que el espectador tenga que cuestionarla. Como le dije a alguien recientemente, sería muy difícil para mí hacer declaraciones políticas atrevidas sobre la sociedad porque yo mismo estoy constantemente confundido. De hecho encuentro contradicciones en mí mismo y en las personas que salen en mis películas con respecto a nuestra relación con La Tierra y sus habitantes y esto es lo que me parece interesante de los personajes que escojo. Un ejemplo sencillo es Jake que sale en This is My Land y depués en I Know Where I’m Going. Jake tiene aparentemente una fuerte conexión con La Tierra, el campo, la naturaleza – vive según las ideas de la permacultura – y sin embargo, al mismo tiempo tiene conexión a internet y un coche viejo realmente tóxico que conduce por en medio del bosque. Encuentro estas discrepacias fascinantes.

N.C. – ¿Qué compromiso establece con sus personajes? ¿De qué manera trabaja con ellos?

B.R. – Primero voy a visitarlos y les cuento qué tipo de películas hago y quizás algo más importante aún, qué tipo de películas no hago. También hablamos de lo que ellos hacen y yo intento ayudarlos con los trabajos que puedan estar haciendo en ese momento (esto también suelo hacerlo de vez en cuando, durante los rodajes). Bebemos whiskey. Paso muchas horas dando vueltas por su espacio y mirando lo que hacen, mirando cómo cambia la luz, buscando detalles. Llevo la cámara conmigo casi todo el tiempo, así que siempre está lista y además deja de ser un objeto extraño. Como hago visitas continuadas, de tres o cuatro horas, creo que puedo decir que nos acabamos haciendo amigos y la gente se va relajando conmigo – Entonces puedo filmarlos metidos en sus asuntos sin que estén molestos o puedo pedirles que interpreten alguna cosa o que repitan algunas acciones específicamente para la cámara. Lo principal es no tener prisa y beber más whiskey.

I know where I'm going_02

N.C. – Su cine parece establecer conexiones con los espacios de Ciencia-Ficción, ¿imagina que el futuro será más salvaje o más prehistórico que la actualidad?

B.R. – Esto se debe basar en las películas que he visto y en los libros que he leído más que en un pensamiento científico racional. He sido un gran seguidor de J. G. Ballard desde la adolescencia, así que creo que su influencia y lo que de hecho vemos que está pasando en el mundo ahora mismo, han afectado sin duda mi visión sobre el futuro. Al mismo tiempo siempre intento dar un indicio de esperanza y una película como Ah, Liberty! apunta a un tipo de vida que ha aceptado la entropía y encuentra la alegría y el placer dentro del peligro y la incomodidad. Aunque en el conjunto las cosas no parezcan muy prometedoras.

:::Entrevista realizada vía mail en Junio de 2010:::

Traducción: Nuria Cubas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s