Crítica

“The purge : La noche de las bestias”, de James DeMonaco

Por Dídac Gimeno

Suelo desconfiar sistemáticamente de las películas high concept, es decir, que se basen en una premisa tan atractiva que, al final, el resto del film acaba siendo inevitablemente decepcionante. De ahí mis suspicacias ante The purgue: La noche de las bestias. La película parte de un futuro ultra inmediato en el que Estados Unidos ha conseguido salir de la crisis y llegar a una etapa de bonanza jamás conocida gracias a la implantación de “la purga”, una noche en el que todo crimen es legal y cuyo objetivo es la purificación de los ciudadanos que eliminan su ira y malos pensamientos matando libremente. Explosión de libertad redentora para unos y mecanismo para la eliminación de los más desfavorecidos para otros;  la película narra como una familia dedicada al negocio de la seguridad para proteger las casas de los ricos intenta sobrevivir a esta noche.

3

Los miedos de la gente van cambiando con el tiempo y el cine de terror se hace eco de estos temores y los alimenta. Si durante la amenaza nazi las películas de monsters fueron una metáfora de Hitler, lo mismo ocurría durante la guerra fría con las películas sobre mutantes radioactivos y platillos volantes. Pero tras el agotamiento del found footage, el cine de terror parece encontrarse en un territorio árido y sin nuevas ideas. Y es que parece que no se ha acabado aun de dar con nuestros temores ocultos en este tiempo de crisis. La noche de las bestias parece querer ocupar este hueco y su director, James DeMonaco, aprovecha la recesión para hablarnos de la oscuridad del alma humana. Lo más interesante y aterrador de la película es plantearse si sería posible que la crisis nos arrastrara a esa situación y si todo valdría con tal de superarla.

2

DeMonaco dota a la cinta de un tono de thriller en su mayor parte, vibrante y lleno de tensión que en ocasiones se acerca más el género del terror, especialmente al nuevo slasher, recordando sobre todo a Los extraños (The extrangers, Bryan Bertino, 2008). Sin embargo, la película se queda sin ser redonda por notables problemas en el guión que también firma el director: situaciones inverosímiles, reacciones de los personajes absurdas (parece que DeMonaco ha tomado lo mejor y lo peor del slasher)… pero si somos capaces de permitirle unas licencias a este casi recién llegado (es su segunda película) nos encontraremos con un título más que disfrutable para este verano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s