Retrospectiva

“Detenido en espera de juicio”, de Nanni Loy

Por Julio Ocampo
Es conveniente extrapolar a otros ámbitos la incomprensión e impotencia que produce esta película en su primer impacto, sobre todo si no vives en Italia. En arte sería algo así como el expresionismo abstracto de Pollock o el surrealismo de Dalí.

También podría confundirse con una interpretación onírica de Freud o, en términos literarios, con ‘El proceso’ de Kafka y ‘1984’, de George Orwells. Esta concatenación de referencias, aparentemente inconexas entre sí, están unidas por un cordón umbilical que delata a la policía italiana en los años 70. Mejor dicho, a la policía italiana de ahora y siempre. El poder concebido como un ente infranqueable del que todos somos liliputienses. ¡Morir o vivir bajo sus normas! Ese es el mensaje.

imagesLa paradoja de esta cinta es que el actor principal es Alberto Sordi, en uno de los pocos papeles dramáticos de su carrera. Curioso que sea él, cómico romano por excelencia, un ‘animal’ de la denuncia mediante la sonrisa y el éxtasis de lo absurdo. Memorables sus papeles histriónicos en ‘Il Vigile’, ‘Un americano a Roma’ o ‘Il Marchese del Grillo’, en todos ellos desnudando la incompetencia de las clases dominantes, ejemplos de una sociedad corrupta que viste sus carencias con maravillosas obras de arte. Presumiendo de arrugas como algo bello que permite todo.

Dicho esto, uno se hace la idea de la injusticia vivida en la película por Giuseppe Di Noi, un aparejador italiano que vive en Suecia con su mujer e hijos. Y que decide volver a su tierra para disfrutar de unas merecidas vacaciones. Tiempo del que no gozará por verse envuelto en una trama inconexa, absurda e incomprensible, y que le lleva a la detención nada más pasar por la frontera. El peregrinaje (sin sentido) por prisiones, comisarías y tribunales es la radiografía del abuso de poder en un país acomplejado y asustado de sí mismo que concibe la defensa como un ataque. Más que nada para sentirse constantemente fuerte, deseoso de sacar brillo a su coraza. Una sociedad con serios problemas de autoestima, sin identidad, ocupada constantemente por varias civilizaciones y con serios problemas de justicia. Y es que, como dijo el mítico juez Paolo Borsellino, víctima del crimen organizado en Palermo, “la mafia y el estado trabajan en el mismo ámbito, por eso están condenados a entenderse”.

873859854

Aquí, en esta excelsa obra cinematográfica, no hay aparentemente mafias, pero sí un ente que controla a un cuerpo de seguridad cuyo trabajo es matar y después preguntar, jugar con la debilidad de la gente, pisotearla como números que son. Y, si es posible, hacerlo de la manera más enrevesada posible, para que el reo sufra física y psicológicamente.

7Poco importa el desenlace final de ‘Detenido en espera de juicio’. El daño ya está hecho. El ‘elegido’, sobre el que verter toneladas de incertidumbre, termina por sentirse culpable de algo, sin saber muy bien el qué. El miedo lo tiene eternamente en la mente. Y ésta, como ya sabemos, es frágil y moldeable. La muerte, viva o muerta, es el desenlace final. “Mátame, pero no me tortures ya con tanta confusión”, parecen pedir a gritos Giuseppe Di Noi, Winston Smith y Josef K. –víctimas de la excesividad del momento tanto en las novelas como en el cine-, dianas de una sociedad totalitaria cuyo trabajo es hincar una espada en el cerebro. Y, lo peor de todo, sin hacer sangre. Miren bien alrededor, porque todos somos propensos a sufrir esta muerte dulce que te deja secuelas incurables e incomprensibles. Mensajes ocultos (trastornos) bajo los ‘garabatos’ frenéticos de Jackson Pollock. Quizás ya sea demasiado tarde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s