EyeTube

“Lost In Translation”, de Sofia Coppola

Por María Montes


–        Estoy estancada. ¿Eso tiene arreglo?

–        No. Sí. Ya se arreglará.

–        ¿Sí? Mírate tú.

–        Gracias.

          Cuanto más sabes lo que eres, y lo que quieres, menos te afectan las cosas.

–        Ya. Es que aún no sé lo que quiero ser. ¿Sabes? Quise ser escritora, pero… odio lo que escribo. Intenté hacer fotos… pero eran muy mediocres, ¿sabes?     Todas las chicas pasan por una fase de fotógrafas. Y por querer un pony. ¿Sabes? Y haces fotos tontas de tus pies…

–        Ya lo averiguarás. No te preocupes por eso. Sigue escribiendo.

–        Pero es que soy mala.

–        Eso es lo bueno.

–        Ya.

¿Y el matrimonio? ¿También tiene arreglo?

–        Es difícil.

Antes nos divertíamos. Lidia siempre venía conmigo a los rodajes, y nos reíamos por cualquier cosa. Ahora se queda con los niños y tampoco necesita que esté con ella. Los niños me echan de menos, pero están bien. Todo se vuelve mucho más complicado cuando tienes hijos.

–        Ya, da miedo.

–        El día más aterrador de tu vida es el día en que nace tu primer hijo.

–        Ya. Nadie te dice eso nunca.

–        Tu vida, la que conoces, se acaba. Y nunca volverá. Pero luego aprenden a caminar y a hablar y quieres estar con ellos. Y acaban convirtiéndose en las personas más encantadoras que conocerás en toda tu vida.

–        Qué bonito.

Lost in Translation, errónea y, como de costumbre, patéticamente traducida como ‘Perdidos en Tokio’, es una de esas películas descubiertas por alguno de mis cercanos ‘intelectuales’ del celuloide y que, si no eres del todo devoto a las vísceras, el sexo desenfrenado y la acción constante, no te cansas de ver. Una de esas películas con las que te encuentras a gusto y en la que te refugias en algún que otro momento bajo de defensas, sabiendo que no eres la única persona en la esfera terrestre que padece ‘penalidades primermundistas’ semejantes a las tuyas. Estoy segura de que sabéis de lo que os hablo.

Eyetube. 'Lost in Translation', de Sofia Coppola1

La defino, entre muchas otras, como una de esas películas plagadas de grandes momentos, y con la que me ha sido especialmente difícil decantarme por la parte que había de mostrar al público aún virgen de semejante documento fílmico (público del que, por otra parte, siento por ello una envidia desmesurada).

Finalmente, el fragmento ganador ha sido el que os muestro a continuación. Charlotte (interpretada por la guapa y, aquí, natural Scarlett Johansson) y Bob Harris (interpretado por un siempre tremendísimo Bill Murray), incapaces de conciliar sus respectivos sueños, mantienen una de esas conversaciones pseudoexistencialistas tan, cómo decirlo, gratas, atrayentes, interesantes, absorbentes, satisfactorias y complacientes, que todo el mundo tiene en algún determinado momento de su efímera vida. Digamos que el papel de ‘la Johansson’ refleja el actual estado vital personal de una servidora, recién licenciada y a las puertas de un futuro incierto y, por qué no, le sirve como terapia, a su vez que aconseja, echar un par de tardes repetidamente con, a su parecer, dos grandes actores y una gran historia ambientada en el destino eternamente pendiente de una amante de la cultura asiática.

Eyetube. 'Lost in Translation', de Sofia Coppola2

Entre tanto, recordad: ‘Cuanto más sabes lo que eres, y lo que quieres, menos te afectan las cosas.’

Nos quedaremos con tu sabio y maduro consejo, Bill. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s